20 Mayo Mercado

Cada vez más autobuses circulan con gas natural

Europa se ha marcado unos ambiciosos objetivos de reducir en un 40% las emisiones de CO2 de aquí al 2030 (con respecto al 1990). La utilización del gas natural como combustible permite reducir el impacto medioambiental del sector de los transportes, manteniendo el rendimiento económico y operativo.

Cada vez más autobuses circulan con gas natural

GNV: la principal alternativa al gasóleo para las medias y largas distancias

El transporte de viajeros por autocar apuesta cada vez más por el combustible GNV.

En febrero de 2018, Thierry Trouvé, director general de GRTgaz, explicaba en Libération su visión del gas natural para vehículos (GNV). Según él: «La electricidad y el GNV son alternativas al petróleo que se pueden desplegar simultáneamente, a gran escala, a corto y medio plazo».

 

El diésel sigue estando muy presente

Según una encuesta del grupo de reflexión «Les clés de la mobilité», de las 50 ciudades con más de 65.000 habitantes analizadas:

  • el 62% todavía utilizaban flotas de autobuses compuestas en más de un 80% por modelos diésel.
  • Solo seis ciudades del total habían sustituido o tenían previsto sustituir los autobuses diésel porenergía limpia.

Lille, Dunkerque, Tourcoing, Roubaix y Nancy (54) optarán principalmente por los vehículos que circulan con GNV. Metz, por su parte, se decantará por los vehículos de motorización híbrida diésel-eléctrica.

El interés por el GNV no se limita a estas cinco aglomeraciones.

 

Vitrolles circulará con gas natural de aquí al 2021

En 2021, los autobuses de Vitrolles y alrededores circularán utilizando el gas natural como combustible. Para ello, la colectividad ha previsto la construcción de un nuevo depósito de autobuses y una estación.

 

563 vehículos GNV para la región de Ile-de-France

«Hemos optado por no comprar más autobuses diésel ni híbridos, contaminan demasiado. Esta decisión debería beneficiar también a los habitantes del medio y gran cinturón, que también están muy expuestos a los contaminantes de las zonas más densas, en particular a lo largo de los grandes ejes viarios», explica Valérie Pécresse, Presidenta de la Región Ile-de-France.
Este nuevo pedido de 641 autobuses limpios —563 autobuses y autocares GNV y 78 autobuses 100% eléctricos— se enmarca dentro del programa «Bus 2025» y se suministrará a las redes Ile-de-France Mobilités entre 2020 y 2021.

El objetivo es que todo el parque de la región de Ile-de-France esté equipado con vehículos limpios de aquí al 2025.

 

Uno de cada tres autobuses franceses nuevos circula con GNV.

Si la energía eléctrica presenta múltiples ventajas para los desplazamientos diarios, el GNV es actualmente la opción más atractiva cuando se trata del transporte de media y larga distancia.

De hecho, el gas natural es a día de hoy el combustible alternativo no derivado del diésel más extendido para la propulsión de los autobuses.

 

Las ventajas del GNV, la oportunidad del bioGNV

De todos los hidrocarburos, el gas natural es el que menos monóxido de carbono desprende al quemarse. No emite humo negro ni olores. Además, su combustión lenta permite reducir considerablemente el ruido de los motores (2 veces menos que los motores diésel).

Con el bioGNV —un «biometano carburante» producido a partir de residuos orgánicos— las emisiones de CO2 se reducen en un 80% con respecto al gasóleo, con unos niveles similares a los de la energía eléctrica.

Considerando que los residuos anuales de 7.000 habitantes permiten producir el equivalente en combustible al consumo de un autobús durante un año, el bioGNV constituye una auténtica solución para la autonomía energética de los territorios.

Para más información: